Deviant Login Shop  Join deviantART for FREE Take the Tour
×

:iconsunni-hoshi: More from Sunni-Hoshi


More from deviantART



Details

Submitted on
January 30
Link
Thumb

Stats

Views
761
Favourites
31 (who?)
Comments
46
×
Thomas y Jazz estaban tan alarmados  que se quedaron totalmente inmóviles. Cada que miraban a Marie les daba la sensación de querer escapar, pero al mismo tiempo, de quedarse ahí, con ella, ayudarla, y detener el caos que muy seguramente estaba a punto de comenzar.

Durante los próximos minutos, Marie se volvía cada más inquieta, y todos sus planes los mencionaba abiertamente con una voz seria y decidida

-Es hora de comenzar mi proyecto, ahora o nunca
-No espera – Dijo Jazz. –  Tú no vas a ningún lado, te quedas aquí y punto
Al escuchar esta amenaza, Marie  rió de forma amarga y sarcástica – Crees que puedes detenerme?
-Tal vez no – Hablo Thomas decidido. –  Pero aquí estoy yo para ayudarla

Ambos chicos se apresuraron rápidamente hacia ella y la tomaron de ambos brazos con gran fuerza, Marie opuso resistencia, y trató de zafarse de ellos, pero  por más que trataron, Fletcher y Rai no lograron hacer la gran cosa, la pelirroja era tan fuerte que ni siquiera pudieron detenerla por unos escasos segundos.

Cuando por fin se liberó, la chiquilla se paro frente a ellos en pose amenazadora, y los miró advirtiéndoles…

-No pueden detenerme, nadie puede hacerlo ahora, así que ahórrense la molestia y no estorben

En un abrir y cerrar de ojos, salió corriendo hacia la calle. Jazz y Thomas intentaron alcanzarla, pero era demasiado rápida, corría por las calles a una velocidad impresionante y reía a carcajadas, ocasionándole un gran susto a cualquiera que se le pusiese en frente.

Los chicos solo pudieron ver como comenzaba el caos en frente de sus narices, y la impotencia de no poder hacer nada se notaba a leguas.

-Es hora… – Expresó el pequeño. – De llamar al tío Phineas  
-Tienes razón, solo él conoce a su hija, y solo él sabe cómo pararla

Así que fueron corriendo a casa de la familia Flynn.

-----

Mientas tanto, en el centro de la ciudad comenzaba a armarse un gran escándalo. Poco a poco, los gritos hacían resonar las calles, y la gente caía en pánico.

Marie se sentía tan intrépida que se le hacía fácil entrar en las tiendas, supermercados, bodegas y otras zonas comerciales, y robar cosas para después meterlas en un jet que fabricó junto a su padre, muy veloz por cierto, y ahí poder transportar el material.  Ya hecho esto, arrancaba a velocidad, se pasaba los altos y seguía en busca de su próxima ratería.

Por  si fuera poco, Marie había conseguido un comunicador portátil para estar al tanto de lo que decían las unidades policiacas. En cada llamada de atención, ella trataba de ser lo más precavida posible, para que nadie la detuviera y así poder seguir con su plan. Claro que a veces esto se le salía de las manos, y llamaba la atención de algunos oficiales logrando detenerla, pero con un poco de personación  lograba salir libre sin problema alguno, además, quien mejor que ella para actuar de forma inocente?; gracias a su gran don lograba engañar a quien se le pusiese en frente, a ella sí que se le daba muy bien esta tarea.

Antes de llegar a otra zona comercial, pasó en frente del estadio de Danville. La chiquilla se detuvo por un momento, y entró para ver aquel enorme campo. Observó sus dimensiones detalladamente, y en su cabeza imaginó el diseño de la maquina. Aquel lugar era perfecto para construir su fábrica de dulces, un lugar enorme y tranquilo donde nadie la podría molestar mientras trabajaba, además de que no llamaría la atención de nadie, porque, quien se atrevería a ir al estadio a estas horas del día?, ni siquiera los que trabajan en limpieza y mantenimiento.

- Perfecto – Dijo esto convencida, y se puso manos a la obra

-----

Mientras, Jazz y Thomas corrieron a la casa de Marie, golpearon fuertemente la puerta, y salió Phineas, quien estaba un poco aturdido por tanto golpeteo.

-Oh, hola chicos, que pasa?

Ambos estaban tan agitados, que se les hacía difícil respirar. Thom aspiró un poco de aire y trató de incorporarse aunque esto fuera doloroso, así que entre palabras cortadas y en estado desasosegado, trato de explicar lo que pasó

-Tío, no hay tiempo, tenemos que hacer algo
-Tranquilo campeón, vamos a sentarnos, no te ves muy bien sabes? – Dijo Algo preocupado
-No, usted no entiende, se trata sobre Marie
-Sobre Marie? – Las palabras de su sobrino comenzaron a preocuparlo.–  Que?, que ocurrió?, ella está bien?
-Bueno, es que, ella está en problemas
-Para serle sincera esta en graves problemas – Interrumpió  Jazz, quien ya se había recuperado completamente. – Tenemos que ayudarla
-Claro, solo explíquenme bien que es lo que…
-Phiiineaaas – Lo interrumpió Isabella algo alarmada, corriendo a toda prisa a la puerta de entrada.- Phineas, ven rápido, tienes que ver esto – Miro hacia abajo, y reconoció a su sobrino y su amiga. – Oh, hola chicos, que hacen aquí, no esperen – Interrumpió, llevando su mano derecha a la cabeza y cerrando los ojos por un momento. – Es sobre Marie cierto?
-Pueeees – Respondieron ambos chicos mirándose las caras
-Que, qué ocurre con Marie? – Dijo Phineas quien aun tenía esa ENORME duda
-Vengan – Habló la mujer poniéndole fin a la conversación

Los llevó hacia la sala, donde estaba encendido el televisor;  subió el volumen, y todos pusieron atención a las noticias que pasaban en ese momento.

“Caos en Danville. Al parecer nadie sabe exactamente qué es lo que pasa, solo tenemos la información de varias personas que han caído en pánico desde esta mañana. Según las entrevistas, mencionan haber visto a un ladrón esquizofrénico demente robando cosas y armando caos en ciertas partes de la ciudad. Por lo general el supuesto ladrón trastornado solo visita centros comerciales y algunas ferreterías cercanas al mismo. Solo tenemos una cinta en donde se muestra al bandido en plena acción. Como pueden ver el sujeto es tan rápido que no se alcanza a distinguir bien su identidad, solo se alcanza a notar que es un joven de muy baja estatura, pelirrojo, de cráneo plano, y trae una capa encima que no nos deja ver qué ropa trae puesta. Esperamos atrapar al villano pronto, mientras tanto, los mantendremos informados”

Phineas quedó boquiabierto. No podía creer que hubiera un ladrón fugitivo por las calles.

-Deberían atraparlo rápido, no estamos a salvo con un tipo así, corriendo como loco.

Todos lo que estaban ahí lo miraron de forma incrédula.

-Phineas – Dijo Isabella tratando de hacerlo entrar en razón. – No te das cuenta?, están hablando de Marie
-Pero, Isabella, como puede ser posible que nuestra dulce – Paró de hablar, y entrecerró sus ojos suspirando a la vez. –  Ay, a quien engaño, sí, es ella. Chicos – Volteo a ver a Jazz y a Thomas. – Cuéntenme qué fue lo pasó.

---------

Mientras tanto,  en un dos por tres el estadio se llenó de materiales para construcción. Cables, engranes, acero, y otros diferentes tipos de herramientas llenaban completamente el espacio.

Antes de comenzar con la maquina, Marie inventó un artefacto con el que podía mover las cosas aunque fuesen pesadas. Este mismo era pequeño como un control remoto y terminaba con una antena en la parte superior; funcionaba lanzando un pequeño rayo anti gravitacional hacia el artilugio, haciendo más fácil su desplazamiento. De esta manera pudo comenzar a construir aquella cosa que tanto anhelaba. Y de alguna u otra forma, la mente de Marie trabajaba tan rápido, que al parecer, por primera y rara ocasión, pudo manejar esto sola, si percances, sin contratiempos, sin la ayuda de Thomas o Jazz, sin el consejo molesto de su padre, su concentración era tal, que no podía haber ningún error en lo que hacía. Todo estaba bajo control.

Por dentro, se sentía tan libre, tan feliz, tan decidida, que nada podría terminar con este momento, sentía que aunque el mundo se derrumbase en ese instante,  ella estaría firme y audaz. Su mente  estaba muy clara, ningún pensamiento fugaz pasaba por su cabeza, todo lo que tenía en mente era concentrarse en lo que hacía al 100%, y valla que lo estaba logrando.

-----

Entre tanto, a unos cuantos kilómetros del estadio, en el jardín de la casa Fletcher Doofenshmirtz, Phineas revisaba la maquina que habían construido unas horas atrás. Examinó cada detalle comenzando por la parte superior. Desde ahí notó que la periferia de la estructura tenía una pequeña abolladura, era muy ligera en realidad, pero había logrado dañar uno de los cables eléctricos principales. Este deterioro se había expandido hasta llegar al armazón del láser. Phineas paró ahí por un momento, lo inspeccionó, y dio su conclusión…

-Cuando el aparato recibió el golpe, afectó la fuente de energía, y provocó que los dulces salieran mas alterados de lo normal. Así que Marie, al consumirlos elevó por demás su nivel de azúcar – Al terminar de decir esto, llevó su mano derecha a su mentón, y continuó explicando. –Al ingerir los dulces que supuestamente no hacían daño, la poca azúcar se fue acumulando en su organismo, supongo que ella se dejó llevar por la idea de que eran inofensivos y siguió comiendo mas. Así que al tomar los últimos, se provocó una hiperglucemia, pero en vez de debilitarla la activó más – Phineas chasqueó sus dedos en señal de que había resuelto el caso. –Es simple, solo necesitamos inyectarle una fuerte dosis de insulina. Aunque… – Se detuvo para pensar un momento. – Ustedes no pudieron detenerla cierto? – Ambos niños negaron con su cabeza. – Bueno, entonces, tendré que fabricar algo que nos facilite el trabajo

Todos, incluyendo Isabella, fueron al cuarto donde Phineas tenía sus inventos. Y ya estado ahí se pusieron a trabajar en equipo para terminar más rápido.

-----

Volviendo al estadio… Marie, estaba dando los últimos ajustes a su “fabrica”. En eso se le vinieron millones de ideas divertidas a la mente, cómo hacer de este mundo un lugar más dulce y rosa. Así que le gustó la idea de vestirse para la ocasión, si iba a ser gobernadora de ahora en adelante, debería de lucir como tal.

Velozmente se dirigió en su jet a la tienda de ropa más cercana, no podía dejar el estadio solo por mucho tiempo, pues descubrirían su invento y podrían arruinarlo, así que lo primero que encontró, y que le agradó por supuesto, lo tomó como parte de su atuendo.

Había conseguido un vestido ampón y extravagante, parecido al que usan en las fiestas de disfraces, de color naranja, con varias capas de tul que caían en forma de pañuelillos, decoró la camisola con figurillas de zanahorias de tela fieltro, y pego en la falda pequeñas bolitas de dulce de colores blanco y naranja, se consiguió unos guantes blancos, y se puso encima una capa color naranja pastel. Ya lista, volvió a su lugar de trabajo.

Todo era perfecto, su fábrica de dulces estaba lista. Sostuvo la parte media de su vestido estrafalario para no caerse, y subió por un pequeño elevador instalado en el mismo artefacto hasta llegar a la cima

-Yo – Sacó una corona de juguete y la colocó sobre su cabeza.– Soy la nueva reina – Después sacó un cetro que tenía una base de madera teñida de blanco, y encima una gran esfera rosa que parecía espolvoreada de azúcar y bolitas de dulces rosas y blancas.– De este mundo! – Dijo esto en gran voz y riendo. Alzó ambos brazos e inesperadamente el cielo se estruendo con rayos y nubes de diferentes tonalidades grises, a la vez que rió a carcajadas.

Todos los ciudadanos se estremecieron al ver tal espectáculo. Las dudas de quien era esa chiquilla y cuál era su objetivo comenzaron a resonar en lo largo de Danville. Algunos gritaban y corrían en círculos, pues notaron que se trataba de Marie Flynn, la peor desastrosa del mundo; otros, simplemente disfrutaban del espectáculo, pues se trataba de Marie, quien aunque destruyera medio mundo, siempre reflexionaba y corregía sus errores. Y en cuanto a los que no la conocían, recordarían este día, y a ella, por el resto de sus vidas.

La niña tenia millones de ideas en ese momento, fue difícil decidirse por una, así que finalmente saco el control de la maquina, y oprimió uno de tantos botones que la hacían funcionar para comenzar el proyecto.

Desde dentro, salieron tres tubos enormes que traspasaron los muros del estadio, uno al lado del otro, y segundos después comenzaron a emergír toneladas de chocolate líquido amargo que se endurecía en segundos, como esa cobertura de chocolate que se pone encima de un cono de nieve.

El chocolate líquido cubrió totalmente el pavimento, las banquetas y las jardineras.  

Al terminar, toda el área parecía una enorme pista de patinaje, solo que esta era de chocolate.

Después, la pequeña se preparó para el siguiente golpe. Observó detenidamente esa ciudad, tan familiar, tan cálida, Danville siempre le fue un buen lugar para vivir, aunque, pensaba que los edificios necesitaban un poco mas de color, sobretodo el de el abuelo Doof, se veía tan negro y sombrío que creía necesitaba un toque más alegre, un color más vivo, un color…

-Rosa


Dicho esto, oprimió otro de los tantos botones, y la maquina comenzó a sacudirse levemente. Dentro de él salió otro tubo enorme, en la parte media, haciendo un sonido ligero pero molesto, y en un dos por tres salieron disparados telares de algodón de azúcar. Los primeros metros cubrieron completamente los edificios que se encontraban cerca.

Después, Marie giró una perilla para aumentar la presión en la que salía el algodón y así alcanzar los edificios que estaban más lejos, cubriendo también el edificio de “Doofenshmirtz malvados y asociados”.

El científico Heinz, se encontraba en el piso más alto luchando contra Perry el ornitorrinco, aunque sus hazañas ya no eran las mismas, pues la edad los había alcanzado gravemente, tanto, que hasta es mejor omitir este capítulo, solo se puede decir que Perry salió de ahí con todas sus fuerzas en su viejo jet, antes de que la enorme masa rosa y pegajosa lo cubriera. Cosa que alcanzó al anciano Doof, quien solo pudo gritar ronca y lentamente su típica frase “te odio Perry el ornitorrinco” antes de ser envuelto totalmente en algodón.

Finalmente, Marie giro la perilla a turbo, para alcanzar los últimos edificios que apenas se notaban a simple vista.

Ya cubierto todo, oprimió otro botón, y del mismo tubo salieron kilos y kilos de chocoretas y bolitas de dulces, quedando enredados a lo largo y ancho de cada obra que tuviese algodón de azúcar. Y en cuanto a las casas, fabricas pequeñas, y construcciones que habían recién comenzado, Marie decidió cubrirlos también de algodón, pero esta vez serian de color azul.

Al terminar se accionó nuevamente la maquina en la segunda fase, y salieron volando pasas cubiertas de chocolate, quedando igualmente enredadas en cada vivienda y finca.

El aroma dulce pronto se hizo presente en la cuidad, diferentes combinaciones de azucares y fragancias tenues de chocolate, adornaban el aire de aquel día. Marie estaba fascinada, adoraba ese aroma que arribaba poco a poco hacia el estadio, fácil podría drogarse con él. Sus planes habían salido cómo deseaba y dio saltitos de alegría.

-Así es como se siente cumplir un sueño? – Dijo alegremente.–  Creo que la ciudad quedo mucho más bonita de lo que ya era

La pequeña observó todo a su alrededor, obviamente faltaban algunos detalles pero eso ya lo haría después. Todo había quedado cubierto, excepto una cosa… las áreas verdes, los jardines, los parques, el bosque que se encontraba a escasos kilómetros del estadio. A la chiquilla no se le ocurría como decorar los arboles, si con chocolate, con algodón, con dulce liquido, o malvavisco derretido, así que mejor decidió decorar con todo lo mencionado.

Su primer víctima fue el parque de Danville, primero lo imagino dentro de su cabeza y después accionó un botón. De la maquina salió un tubo delgado pero largo, este comenzó a lanzar hojas de menta que abarcaron el follaje de todos los arboles, al finalizar, oprimió el mismo botón con el que sacó el algodón, pero esta vez salieron puños de cerezas que decoraron cual esferas navideñas cada copa de árbol y arbusto. En cuanto a las fuentes, arrojó litros de chocolate líquido en algunas, y malvavisco derretido en otras. Y finalmente espolvoreó el césped con bolitas de amaranto.

De pronto el parque parecía una ciudad de caramelo semejante a la de Willy Wonka, solo faltaba que plantaran paletas gigantes que la hicieran de árboles para que la idea quedara completamente terminada. Para algunos ciudadanos, era una rara forma de arte. Decorar la ciudad con dulces, eso sí que era peculiar, sin mencionar que la idea era empalagosamente brillante. Y bueno, cabe destacar que los niños fueron quienes quedaron mas extasiados, tanta golosina alrededor provocaba avidez a cada pequeño, así que los únicos en disfrutar de la función fueron ellos.

Los ojos de Marie brillaban al ver que su proyecto había sido todo un éxito, su regocijo era tal que tenía  ganas de salir corriendo para ver su creación y jugar en ella, pero el proyecto no había concluido, así que no tuvo más que guardar sus energías y entusiasmo para después.

Nuevamente, se dispuso a imaginar la decoración de otro objetivo, esta vez era el zoológico de Danville, aunque la idea de decorar un lugar lleno de animales era un poco extraño, además, que haría con todos ellos?, no los podía convertir en dulces, – pensó.– aunque, no estaría mal decorar los barrotes que enjaulaban a cada bestia, pero, ellos se comerían sus propias jaulas.

-Bien, creo que comenzaré con el suelo  – Volteó a ver el pequeño control, y de entre los botones eligió el azul, mismo que utilizó anteriormente para arrojar el chocolate cobertura.- Me imagino que estará bien si lo cubro de chocolate.

-MARIEEE!!! – Fue interrumpida por una estruendosa voz familiar
-MARIEEE!!!... MARIEEE!!!

Escuchó nuevamente. Aquella voz provenía de abajo, asomó su cabeza para ver de quien se trataba. Era papá, quien estaba subiendo en el elevador junto con su madre, Jazz y Thomas

-Papi?. Que hacen aquí? – Dijo esto último gritándole
-Marie, hija, detente
-Qué?, pero, porque? – Se llenó de dudas

Finalmente, en el techo de la maquina, los cuatro se acercaban lentamente hacia la pelirroja, tratando de no alterarla más de lo que ya estaba. Así que con palabras suaves y dulces, trataron de hacerla entrar en razón

-Pequeña, esto que estás haciendo está mal, no puedes llenar la ciudad de dulces
-Pero, es mi sueño, siempre he querido esto – Arqueó ambas cejas
-No cariño, escucha, los dulces hacen que te alteres y hagas cosas impulsivas, mira a tu alrededor, estás haciendo un caos sin darte cuenta

Marie giró su cabeza y miro el escenario, todo eso era lo que soñaba, le encantaba, y la hacía feliz. Como era posible que su propio padre no se enorgulleciera de esto, como era posible que para el gran inventor Flynn, quien hacia grandes cosas y hazañas, esta idea resultase absurda.

-N-no lo entiendo, creí que querías que fuera una gran inventora como tú, creí que hacer cosas grandes, y cumplir mis sueños te aria feliz
-Claro que me hace feliz, eso es lo que espero de ti, pero no de esta forma – Expresó Phineas acercándose más a su hija.- Estoy orgulloso de todos tus inventos y también me enorgullecen tus ideas, pero no es así como quiero que sea, no es correcto afectar a todos los que te rodean
-No los estoy afectando – Dijo apretando sus puños en señal de que comenzaba a irritarse.- Es un beneficio, esto hará mas felices a las personas – Giró completamente su cuerpo quedando frente a la ciudad.- Yo quiero que todos se sientan como me siento  ahora, felices, llenos de energía y sueños, quiero que todos experimenten esta sensación
-Alto ahí jovencita – Exclamo Isabella, con ese toque de autoridad maternal.- Esto está mal, estas afectando a todos sin darte cuenta. Es hora de que te detengas pequeña
-Qué? – Dijo aun más molesta.- NO!, no me detendré, este es MI sueño y voy a cumplirlo – Isabella hizo una señal a los dos menores para que sujetaran a Marie como lo habían planeado.- Y ya no me importa si me ayudan o si les enorgullece, voy a terminar lo que comencé
-Ahora – Gritó Thomas. Seguido de esto, ambos la sujetaron uno de cada brazo, haciendo tal presión para que no escapara esta vez
-Hey!, que hacen. SUEL-TEN-ME

La niña hizo fuerza para zafarse, pero esta vez se le hizo un poco más difícil que la anterior. Thomas y Jazz trataron por mucho de detenerla, solo que Marie seguía siendo más fuerte que ellos.

Isabella se percató de esto y fue en su auxilio.

-Phineas, sostendré a Marie por un momento, en cuanto lo haga, activa el rayo
-Entendido

La mujer corrió hacia su hija y la abrasó antes de que se les escapara. Phineas se quedó inmóvil ante esto, pues si activaba el rayo, este golpearía directo a Isabella. Él hubiera podido moverse hacia otro ángulo, pero no había tiempo, tenía que disparar ya.

-Phineas que esperas, hazlo
-Pero, Isabella
-No te preocupes por mí, voy a estar bien
-No puedo, no quiero lastimarte – La incertidumbre se hizo presente, y por poco se le salen las lagrimas
-Phineas, estamos hablando de nuestra hija, de nuestro rayito de sol. Por favor sálvala, voy a estar bien, lo prometo

Aun dubitativo, y sin alternativas, no tuvo más remedio que disparar.

El rayo cayó directo en la espalda de Isabella, haciendo que perdiera el conocimiento. Siguiente de esto alcanzó a Marie, terminando en Thomas y Jazz. Los tres desmayaron al instante.

Una enorme esfera de luz cegadora iluminó todo a distancia. Por unos segundos Danville se aclaró como si el sol hubiese aterrizado en la tierra, causando que la mayoría de los habitantes cerraran sus ojos para no salir más lastimados de lo que ya estaban.

-----

Minutos después, Marie abrió lentamente sus ojos. Un fuerte dolor de estomago provocó que casi vomitara. Se sentía mareada y con algo de escalofríos. Poco a poco se fue incorporando hasta quedar sentada.

-Ouh, siento como si un huracán hubiera pasado sobre mi – Frotó sus ojos y trató de recordar lo que había pasado, pero su mente estaba en blanco.- Que paso?, mejor dicho, que me paso? – Dijo aun somnolienta.

Después, movió su pierna derecha, y sintió como había golpeado un bulto. Al voltear quedo sorprendida y al mismo tiempo asustada, ese bulto que había golpeado sin querer era su madre. Volteó a ambos lados y encontró a Jazz y Thomas, los dos también estaban inconscientes. Las dudas y temores invadieron pronto su cabeza, que es lo que había pasado?, porque todos estaban desmayados?. Miró a su alrededor, y paró la vista en un edificio. De forma inesperada estaba cubierto de una enorme masa rosa, perecida a una nube de algodón. Siguió mirando a su alrededor y descubrió que la ciudad se había convertido en un enorme caos de golosinas, ahí fue donde recordó lo sucedido. Ella era la causante de todo esto, y por su culpa sus amigos sufrieron las consecuencias.

-L-lo siento – Expresó sollozando.- Lo siento, no sabía lo que hacía, lo siento mucho – Un par de lagrimas recorrieron sus mejillas.

Todo esto, todo lo que hizo, fue por cumplir un deseo egoísta, provocado obviamente por los dulces. En ese momento los detestó por completo, pues en vez de endulzar su día, terminó amargándolo. Casi prometió nunca jamás volver a probarlos, si no es porque una voz familiar la sacó de sus pensamientos…

-Marie!!
-Papi? – La chiquilla vio como su padre se aproximaba velozmente a donde ella, para después recibir un abraso
-Estas bien pequeña?
-Papi – Dio un gemido.- Lo siento mucho

Thomas y Jazz comenzaban a despertar haciendo sonidos extraños, Phineas se acercó a ellos para ayudarlos.

-Chicos, están bien
-Sí, estamos bien tío – Respondió el castaño tratando de incorporarse.- Pero me siento algo mareado
-Je, solo necesitas un poco de glucosa para nivelarte amiguito – Dijo a la vez que frotaba su cabellera

En eso Isabella comenzó a reaccionar, todos se sorprendieron y se alegraron de que estuviera bien. Phineas se acercó a ella, la tomo de su cabeza y acarició su cabello

-P-Phineas?
-Aquí estoy cariño
-Como esta nuestra niña?
-Ella está bien – Izzy trató de incorporarse, pero se sentía débil
-No, no hagas esfuerzo amor, debes descansar, Marie está bien – Sonó algo preocupado

Ella giró su cabeza al lado derecho, y ahí estaba la niña, sentada en el suelo con las piernas estiradas, se apretaba el estomago, y su rostro se notaba preocupado. Por supuesto que Isabella estaba molesta con su pequeña, pero era más su preocupación por que estuviera bien.

-Mami – Dijo la pequeña con voz lacrimosa y nerviosa.- L-lo siento. Lo siento mucho, creo que perdí el control por completo – En eso comenzó a llorar.- Y por mi culpa, muchos salieron lastimados – Unos cuantos gemidos salieron de su boca.- Incluso tú saliste lastimada mami, lo… lo siento

Isabella se acercó lentamente a su niña, su pequeña, su rayito de sol, su meta más grande en la vida. Acarició sus finos cabellos rojizos y secó las lágrimas de sus mejillas.

-Lo que importa ahora, es que tú estás sana y salva, me alegro de tenerte de vuelta cariño.
Un par de lágrimas más salieron, y la pequeña la abrasó con mucha fuerza.- Mamiiii

Solo tres personas pudieron contemplar esta hermosa escena, cautivados por el momento entre madre e hija, y si, me refiero a Phineas, Thomas y Jazz.

-Bien, creo que es hora de reparar los daños – Sentenció el pelirrojo. Marie solo pudo voltear a verlo haciendo diferentes tipos de pucheros
-Muy bien, y eso la incluye a usted jovencita – Dijo Isabella
-Que!, pero mamá
-Sin peros, ese es tu castigo
-Ay, pero mamá, solo fue un pequeño accidente, además todos se divirtieron
-De que te quejas? – Replicó Thomas.- Es lo mínimo que puedes hacer después de lo que hiciste, y también de lo que me hiciste.

Marie arqueó la ceja y miró a Thomas con dudas, él se dio cuenta de esto

-No me digas que no lo recuerdas – Dio un suspiro.- Dijiste que me dejarías libre el resto del día, pero tuve que estarte persiguiendo como loco, y también me estresé buscando una solución para controlarte. ESO NO ES DESCANZO!, yo quería pasar un domingo relajado, pero no, siempre tienes que salirte con la tuya
-Ay! Vamos Tommy, no seas tan amargado, además, te divertiste, no?
-NO
-Lo hiciste, aunque no lo quieras admitir

Ella se acercó peligrosamente a Thomas y estiró suavemente sus mejillas jugando con ellas, provocando que el pequeño se sonrojara. Solo se pudo escuchar a Thom decir entre dientes “Eres una tonta sin remedio”, después de esto todos rieron y se dispusieron a arreglar los desastres.

Este sí que había sido un día duro, pero hay que admitirlo… FUE DIVERTIDO
Bueno, imagino que algunos se preguntaran
de donde rayos saque todo esto del azucar y sus efectos si comes de mas?

pueees, mi novio es enfermero XD solo por eso lo se

meh... esta es la segunda parte, y tengo que decirlo
ME DIVERTI MUCHO HACIENDO ESTE FIC QwQ

ah por cierto, estuve leyendo algunos fics concursantes y creo que el mio 
es el unico que no esta en POV o en One Shot TT^TT
pero, estoy acostumbrada a este tipo de lectura (aunque mi redacción es pobre ¬¬)
asi que espero que cuente... y si no... por ya queeee!!! al menos me diverti XD 


para el concurso de Angelus19 y sam-ely-ember

Add a Comment:
 
:iconnicanario:
nicanario Mar 10, 2014  New member Hobbyist General Artist
genial la verdad genial
Reply
:iconphinbella200:
Que pena que no ganaste :( . Pero a mi me gusto muchisimo :D
Reply
:iconsunni-hoshi:
TTvTT
muchas gracias

si es una pena, ni siquiera gane un lugarcito pequeño TT^TT
pero bueenu, recibi muy buenos comentarios con esta historia
y decidi seguir escribiendo mas ^^

todo por ustedes QwQ
Reply
:iconphinbella200:
de nada, seria un placer seguir leyendo tus increibles historias ¡suerte!
Reply
:iconphinbella200:
De nada, seria un placer seguir leyendo tus increibles historias. ¡Suerte!
Reply
:iconjessi9731:
jessi9731 Feb 4, 2014  Hobbyist Writer
jejeje si y yo me divertí leyendo :3 xD okno jaja te quedo genial fue fina la historia

Reply
:iconsunni-hoshi:
woooooow
gracias 

GRAAAACIAAAAS :iconcryforeverplz:
Reply
:icontwarivenegz:
Jaja yo tambien tengo ese problema con los dulces por eso mis papás no me dejan comerlos xD Pero en fin estuvo genial tu historia :3
Reply
:iconandreyanlo:

Uniste mis dos cosas favoritas


MARIE Y THOMAS

LOS DULCES


me encanta

Reply
:iconsunni-hoshi:
yaaaaaaaaaaaaaaaay 
Reply
Add a Comment: